Ruta por los grandes monumentos de Toledo


Toledo es una ciudad mítica y monumental, centro cultural por antonomasia de la península donde llegaron a convivir tres religiones diferentes. Fue ciudad romana, capital visigoda, una floreciente ciudad del Al-Ándalus árabe y con la Reconquista se convirtió en una de las sedes de los reyes de Castilla y de León.

Esta unión de pueblos, razas, lenguas y religiones ha dado lugar a una riqueza cultural, artística e histórica que han convertido su casco antiguo en Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es una ciudad con numerosas rutas de turismo para descubrir sus lugares más hermosos, como son el patrimonio del Alcázar, el Museo del Greco o la Sinagoga del Tránsito, entre otros muchos monumentos.

Qué visitar en Toledo

Alcázar

Comenzamos nuestro recorrido por uno de los emblemas de la ciudad. Este magnífico edificio rectangular preside la colina más alta, con 548 m. Está considerado uno de sus pocos edificios exentos, ya que según los restos, siempre ha existido aquí una ciudad fortificada. La fisonomía que hoy puedes contemplar se la debemos al emperador Carlos V, que la mandó construir con la idea de contar con un edificio digno de su categoría.

Entre sus diversas partes cuenta con una fase inicial realizada por Alonso de Covarrubias y una segunda con una característica y espectacular escalera bajo una bóveda de cañón de Juan de Herrera. El edificio se completa con una portada principal, con un arco de medio punto almohadillado que incluye los llamados “espejos de piedra” rematados con un escudo imperial con las figuras de dos reyes visigodos. También cuenta con un gran patio central con galerías y presidido por Carlos V y dos torreones exteriores coronados por unos impresionantes chapiteles de pizarra negra.

Museo del Greco

Continuamos en el imprescindible museo que alberga la obra de este artista único y auténtico referente de la pintura mundial. En su interior, podrás disfrutar de algunas de sus pinturas más emblemáticas como “Apostolado”, “Vista y plano de Toledo” o “Las lágrimas de San Pedro”, además de obras de otros grandes artistas como Murillo, Valdés Leal o Luis Tristán.

El edificio que alberga el museo fue construido sobre los restos de un palacio renacentista del siglo XVI para reunir la fructífera pero dispersa obra de este gran pintor. Se inauguró en 1912 y cuenta con dos portadas renacentistas, y el piso principal está rodeado por una galería con azotea de columnas jónicas. Este ha requerido un periodo de reformas cerrado al público, que ha dado lugar a la creación de nuevos espacios como el jardín histórico o la recuperación de cuevas medievales, haciéndose más accesible para los visitantes y convirtiéndose en un museo renovado con gran relevancia para la cultura de la ciudad.

Sinagoga del Tránsito

Cerramos esta ruta en el Museo Sefardí, situado en la bellísima Sinagoga de Samuel ha-Leví también conocida popularmente como del Tránsito. Mandada construir por este tesorero real a mediados del XIV, está localizada en plena judería y es un magnífico ejemplo de arquitectura sinagogal peninsular. Este edificio simboliza la unión de tres culturas y su estructura responde a la vida espiritual, al contar con un muro sagrado, una galería de mujeres y un hejal. Además, es el único museo de toda España que recoge los testimonios culturales de los distintos pueblos desde la llegada de los judíos, el esplendor de Al-Ándalus o los reinos cristianos. Posee espacios dignos de admiración como el Jardín de la Memoria, una necrópolis judía, el Jardín Sonoro, cinco salas y una exposición permanente que recoge los vestigios de la población sefardí.

En Toledo podrás descubrir otros muchos rincones y monumentos fascinantes, como su catedral y numerosos museos que te permitirán disfrutar de la riqueza y grandeza de esta ciudad única y majestuosa.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *