Conoce el lado más fantástico de Toledo


El encanto y misterio de Toledo hacen que la ciudad sea única y mágica. En Destino Toledo sabemos que os encanta conocer cosas nuevas y no hay nada más interesante que las leyendas de esta ciudad tan encantadora.

LA CUEVA DE HÉRCULES

Algunos de los historiadores defienden que la cuidad de Toledo fue fundada por Hércules, que en el peñasco toledano engendró vasta descendencia y edificó un palacio.

También se cuenta que Hércules cerró su morada palaciega con férreas puertas y cerrojos, a los que añadió el lacre de una maldición: «Aquel monarca que se atreviera a penetrar en el palacio y abriera el cofre en él depositado, perecería sin remedio y arrastraría en su caída a todo el reino». Y así sucedió cuando el último rey visigodo rompió los candados del misterioso cofre.

Después de esto, el palacio desapareció, quedando solo bóvedas subterráneas a las que denominaron como “La Cueva de Hércules”, localizadas en el callejón de San Ginés.

LA PIEDRA DEL REY MORO

Es una de las historias más populares de la ciudad. Situado en un peñasco sobre la curva del río Tajo, cuenta la leyenda que el infeliz sultán que perdió Toledo, lanzaba al cielo sus lamentos ante la impotencia de no poder reconquistarlo y, sobre todo, a su amor platónico, cautivada por los cristianos.

Tras la larga espera, su enamorada acabaría muriendo, falleciendo más tarde el rey moro tras su lucha con el Cid Campeador.

Se defiende que el rey fue enterrado bajo la roca, donde aún puede verse su estremecedor sepulcro vacío. De hecho, se asegura que por las noches el espectro del rey moro aparece sobre la piedra, la cual, si se mira de perfil, parece una cabeza con un turbante.

Podrás contemplar la misma en los alrededores de la ermita del Valle.

EL POZO AMARGO

 Se trata de una bonita, pero trágica historia de amor entre judíos y cristianos que terminó con un final que os tocará el corazón, sumergiéndonos en la magia de Toledo.

 Cuenta la leyenda, que en la calle Pozo Amargo vivía un viejo judío llamado Leví, quien engendró a su hija Raquel. Ésta se enamoró de un joven cristiano, quien la visitaba cada noche hasta que Leví se enteró de ello. El viejo judío acabó con la vida del joven.

 La joven Raquel quedo sumida en la más absoluta tristeza, y noche tras noche volvía a ese pozo en busca de su amado.

Tanto lloraba y tanto buscaba a su amor que la joven perdió la cordura. Una de las noches en las que se sentó en el brocal Del Pozo, le pareció ver a su amado llamándola desde el interior.

A la joven Raquel la saco su padre del Pozo ya fallecida y cuenta la leyenda que desde ese día, las aguas del pozo se volvieron amargas.

Estas son algunas de las infinitas e históricas fantasías que arropan la ciudad de Toledo. Nosotros estamos deseando contártelas, deja que te mostremos nuestra preciosa ciudad y la adornemos con sus leyendas, te esperamos en nuestras rutas realizas por guías oficiales de la Asociación de Guías de Castilla La Mancha. ¡Querrás repetir!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *