Las 5 calles con los nombres más curiosos de Toledo


destino ToledoHoy os traemos nombres curiosos de calles de Toledo, que hacen que nos  preguntemos por su origen.  Los guías oficiales de Destino Toledo queremos contarte alguna de esas historias que se esconden detrás de dichos apelativos.

Callejón de los niños hermosos:

Este original nombre enmascara con una leyenda un hecho que seguramente fue cierto.  Cuenta la tradición que en esta calleja una vecina madre de dos niños de inigualable belleza, era cortejada por uno de los alguaciles de Toledo,. Al no acceder la chica a sus peticiones, decidió secuestrar a los niños. La joven haciendo muestra de gran valía denunció los hechos al rey Fernando el Santo ,quien ordenó decapitar al alguacil.

Callejón del Toro:

Cuenta la tradición popular que uno de los astados que se vendían en la plaza de Zocodover escapó sembrando el pánico y, debido a su angostura, quedó finalmente atrapado en dicho callejón, donde fue atrapado finalmente.

Calle del Infierno y calle del Diablo:

De nuevo una leyenda inspira el nombre de esta calle. El hidalgo Felipe de Pantoja, enamorado de la judía Raquel, al no poder hacer público su amor por el compromiso de la joven con un hebreo , llevó a Felipe a  acudir a una hechicera que mediante un conjuro causó la muerte de Samuel.  Raquel se convirtió al cristianismo y se casarón. Esa misma noche consumía un fuego infernal a la bruja.  El novio termina victorioso, pero se dice que fue la hechicera quien pagó con su alma al diablo.

Calle de la Vida Pobre:

Hoy conocida como del Plegadero. Existía en ella el convento de las Jerónimas, fundado como beaterio por una supuesta hija bastarda del rey de Portugal Fernando I. Distribuyó la joven todos sus bienes a los pobres, por lo que se la tituló sor María la Pobre y a pesar de ser el convento de las jerónimas, fue titulado convento de la Vida Pobre por el uso popular.

Calle de la Mano:

Don Pedro Suaréz abofeteó a su hija que deseaba ser religiosa, Muerto este en la batalla  de Aljubarrota, en el combate le fue cortada la mano derecha. Su perro que le acompañaba, volvió a Toledo trayendo el miembro cortado en la boca y lo llevó al convento de Santa Isabel, donde su hija había tomado los votos desobedeciendo a su padre. Se sepultó el cuerpo del difunto en el monasterio, en un mausoleo protegido por la imagen del can con la mano entre los dientes.

En Destino Toledo estamos deseando que os apuntéis a una de nuestras rutas guiadas por Toledo, para pasear por estas y muchas otras calles que estamos seguros os fascinarán, y conocer las leyendas, curiosidades y anécdotas de nuestra ciudad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *