¿Qué valiente mujer toledana se atrevió a desafiar al emperador Carlos V?


Toledo ha sido cuna y hogar de innumerables mujeres ilustres, desde Juana “la Loca”, quién nace en Toledo, o la emperatriz Isabel de Portugal, quién muere en la ciudad imperial, pasando por personajes ilustres como Eugenia de Montijo o María Pacheco, quien luchó contra el emperador Carlos V en la guerra de las Comunidades de Castilla, y de la cual os hablaremos a continuación.

María, hija de Iñigo López de Mendoza, Marqués de Mondéjar y Conde de Tendilla, y de Francisca Pacheco, hija del marqués de Villena, pertenecía a una de las familias con más renombre en la historia de España.

María Pacheco - Destino Toledo

Nació en Granada en el año 1495 y fue educada en un escenario renacentista rodeada de arte y cultura.

A sus catorce años, su padre realizó un acuerdo matrimonial con Juan Padilla, un joven toledano, noble también, para sellar una alianza con el Comendador mayor de Calatrava que era tío de Juan. Esto enfureció profundamente a María, pues consideraba a su futuro marido de rango inferior a ella. Pero finalmente y a pesar de las diferencias, Doña María y Juan se entendieron y confirmaron un matrimonio que lucharía contra las injusticias de la época.

En 1504 muere la reina Isabel la Católica, y Fernando morirá 12 años después. Es aquí donde empiezan a surgir los problemas en la corona. Los reyes Católicos tuvieron una hija, Juana I de Castilla, a la que se la inhabilita por ser calificada como “loca”. Se casó con Felipe el Hermoso, quien muere repentinamente en 1506, así que una vez fallecido Fernando, su nieto Carlos, hijo de Juana, pasará a ser Rey de Castilla y de todos los reinos de los Habsburgo, y finalmente tendrá el poder de un Imperio jamás visto. El joven se había educado en la corte de Flandes, pero no hablaba español y conocía muy poco sobre las costumbres de aquellos reinos que ahora le tocaba gobernar, y cuando pisa por primera vez tierras españolas en 1517, será visto como una amenaza por la nobleza local, pues ahora los altos cargos serán encomendados a flamencos, y es aquí cuando nobles defensores de las Cortes de Castilla se empezarán a levantar con Carlos.

Cuando el padre de Juan muere, éste toma el cargo de Capitán de Gentes de armas y se traslada a Toledo con María. En 1520 Juan, instigado por su esposa, tomará parte activa en la rebelión de las comunidades, y será nombrado capitán general de las tropas comuneras.

María Pacheco - Destino Toledo

El ejército comunero luchó durante muchos meses contra las tropas de Carlos, pretendiendo expulsar al nuevo rey, alegando que existía una legítima soberana, Juana I de Castilla, quien estaba recluida en Tordesillas por su supuesta locura.

Los comuneros fueron derrotados batalla tras batalla hasta llegar al 23 de abril de 1521, cuando las tropas comuneras serán definitivamente aplastadas por el ejército real. Al día siguiente Juan será ejecutado junto con sus dos compañeros, Bravo y Maldonado.

A pesar del trágico suceso, María Pacheco se negó a abandonar la lucha y resistió en Toledo nueve meses más, siendo ésta la última ciudad que se rendiría ante el emperador.

Finalmente, María consigue huir a Portugal, pues es condenada a muerte en rebeldía en 1524. Allí subsistirá con dificultades gracias a la caridad del arzobispo de Braga primero, y del obispo de Oporto, Pedro de Acosta, después. María vivirá en Oporto hasta su muerte en 1531, y al no haberle sido concedido el perdón real, no se podrá cumplir su última voluntad, ser enterrada en Villalar junto con su marido.

Actualmente los restos de la Leona de Castilla reposan en la Catedral de Oporto.

Descubre la historia de esta y de muchas otras mujeres claves en la historia de España con, en nuestra ruta sobre las “Mujeres Ilustres Toledanas” exclusiva de Destino Toledo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *